sábado, 26 de noviembre de 2016

Francisco Hernanz Martínez, arquitecto

Edificio en Av. Democracia
Nacido entre 1897 y 1898, Francisco Hernanz cursó sus estudios en la Escuela de Arquitectura de Madrid. El 13 de octubre de 1924 fue nombrado arquitecto municipal de la ciudad de Zamora, allí realizó el anteproyecto del Plan General de Ensanche de esta ciudad. Su trabajo en Zamora terminó cuando fue nombrado en 1929 arquitecto de Construcciones Civiles de Obras Públicas y Minas de la Alta Comisaría de España en Marruecos. Durante estos años realizó múltiples obras en Melilla, debido a que su trabajo diario lo desempeñaba en la vecina ciudad marroquí de Nador. El estallido de la Guerra Civil Española provocó el traslado de Hernanz a Tetuán, en la parte occidental de Marruecos. Debido a sus problemas de salud, el arquitecto abandonó repetidamente su puesto en la ciudad marroquí para desplazarse a la península. Finalmente, en junio de 1944, Hernanz pidió un año de excedencia y tras agotar ese plazo se asentó definitivamente en Madrid.
Su trabajo en Melilla entre 1929 y 1936, Francisco Hernanz realizó al menos 142 proyectos en nuestra ciudad, lo que le convirtió, junto a Enrique Nieto y Emilio Alzugaray, en uno de los máximos responsables del despegue de la arquitectura en la Melilla de la época. Francisco Hernanz fue el arquitecto que introdujo en la ciudad la corriente aerodinámica, en la que primaba la horizontalidad en el diseño frente a la verticalidad imperante en las obras del momento. Influida por el expresionismo centroeuropeo, esta corriente basa sus diseños en la estética maquinista. Volúmenes curvos y cuadrangulares, simetría en todos los recodos y elegancia en la composición son las bases de la arquitectura de Hernanz, autor que desterró en Melilla la idea de que la ornamentación figurativa era la base estética de la arquitectura. No obstante, también diseñó obras basadas en el art-decó en las que imperaban las formas geométricas y zigzagueantes. Su obra incluye todo tipo de edificios, pero su producción se centró en los grandes bloques de casas de la c/ Teniente Coronel Seguí, el Barrio del Príncipe o el ensanche Reina Victoria.
Edificio en General O'Donnell
Principales obras:
Avenida de la Democracia, 14 (1935). Frente al modernismo y al Art Déco zigzagueante, el arquitecto Francisco Hernanz Martínez representa una alternativa diferente: el llamado Art Déco aerodinámico, vinculado a la seducción que se sentía por la estética de la máquina. Este edificio proyectado para el contratista Luis Raya es una buena muestra del carácter rupturista de su propuesta.
C/ Gran Capitán, 6 (1932). El arquitecto Francisco Hernanz Martínez realiza en este edificio, que construye para Jacinto Gracia Marfil, uno de sus mejores trabajos dentro del Art Déco zigzagueante.
C/ Fernández Cuevas, 15 (1932). El arquitecto utiliza los esgrafiados con detalles Art Déco en algunas de sus obras. En este edificio podemos observar la complejidad de los detalles y como las seriaciones geométricas formaban elegantes paños, sobre fondos estucados en tonos azules y naranjas.
C/ Ibáñez Marín, 1 (1932-1933). Dentro de la arquitectura aerodinámica también encontramos ejemplos donde las superficies curvas dejan su lugar a formas angulosas y cúbicas.
C/ General O’Donnell, 41 (1936). El diseño vertical del chaflán en contraste con la horizontalidad de los balcones curvos son imágenes de la arquitectura aerodinámica. Proyecto para la familia Parres, construido con proyecto de 1933 y 1936.
Avd. Democracia esquina Plaza Velázquez, 15 (s/f). Este edificio construido para Bertila Seoane, nos remite en sus formas a modelos expresionistas popularizados por el arquitecto alemán Erich Mendelsohn. El arquitecto Francisco Hernanz Martínez lo realiza en la primera mitad de los años treinta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quizás te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...