sábado, 16 de diciembre de 2017

Geología

Cabo tres forcas - Faro
La Melilla actual está situada en la base oriental de la Península o cabo de Tres Forcas; por lo que nos limitaremos a tratar, geológica y geográficamente, solamente esta península, que desde un tiempo, más o menos remoto, se la denomina con el nombre de Guelaia, Guelaya o Kelaia; delimitando su base el montículo del Atalayón y el cauce del río Kert, y estando protegida en el centro del resto de la región por el macizo del Gurugú.

Complican sumamente la geología de la zona los hundimientos habidos durante el terciario y la sucesión de erupciones que han dislocado y desordenado la orografía de un modo más aparente que real.

Prescindiendo, pues, de las rocas eruptivas, la parte oriental costera de la antigua Mauritania Tingitana, puede decirse que está formada por tres sistemas de sierras constituidas por materiales anteriores al mioceno, separadas por depósitos de este período.

Vista de Melilla
La que nos interesa es la cordillera litoral, correspondiente a la zona interior de rotura que ha producido el hundimiento del Mediterráneo. Esta cadena, que en la costa europea comienza con el cabo de Gata, en Almería; en el Norte africano la hacemos comenzar en el de Tres Forcas, en la llamada Sierra de Tarita (Taurit), cuyo núcleo lo forma el estrato cristalino; continúa, bordeando la costa, a través de la formación pliocena de Beni Sicar y Beni Bu Gafar, trastornada por los aflorameitnos hipogénicos, para constituir poco después el curso bajo del Kert, y al Norte el macizo también hipogénico del Mauro.

Las rocas hipogénicas de este sistema son andesitas y tranquiandesitas, análogas a las del Gurugú.

El arroyo o barranco de Aguilmán, que desemboca en la cala de los Pájaros, frente al islote de Charranes, separa el macizo eruptivo de Tres Forcas del de Beni Sicar, que es sedimentario. Salvo las alturas que constituyen una sierra pequeña al Noroeste, forma el macizo de Beni Sicar una meseta, constituida por rocas blandas y blancas (margas y molasas), limitada por la costa oriental y occidental de la península de Kelaia e inclinada ligeramente de modo que empezando al Norte con una altitud de 360 metros, baja hasta meterse en Melilla con una pendiente media del 3 por 100.

La meseta parece haber sufrido un movimiento bascular, inclinándose hacia el Sureste, haciendo así que la divisoria, que se aproximaba antaño a la costa oriental de la península, se acerque a la opuesta, obligando al río de Oro a que vaya a desembocar por Melilla en vez de al Oeste de aquella como lo hiciera antes.

Macizo del Gurugú
Cierra la región de Kelaia el macizo del Gurugú. Dos cráteres debían corresponder a este macizo, el llamado del circo de Barraca y el de la cuenca superior del río de Oro, contiguos y al pie del Taquigriat (800 metros).

El macizo desciende rápidamente hacia la mar Chica; pero suavemente hacia el Kert, por las mesetas de Tazuda, Tlat y Ras Medua. Después de las erupciones, el Gurugú debió sufrir una rotura en la parte oriental, produciéndose a continuación un hundimiento que basculó al macizo.

El río de Oro nace en la parte de Tazuda, llamándolo los nativos, durante su curso alto, Uad Beni Sicar; desviado por los movimientos terciarios de Tres Forcas y el hundimiento del Gurugú, que lo han llevado hacia el Oriente en su curso medio, donde el río forma una serie de meandros, los nativos lo llaman Uad el Meduar, que significa “río que serpentea”. Por último, cuando ya penetra en Melilla y hasta su desembocadura recibe el nombre de río de Oro.

Los documentos antiguos acreditan que este río lo llamaban como el de Melilla y que el nombre actual parece datar del año 1677.

En los libros parroquiales anteriores y posteriores a esa fecha, se habla del río de la Olla, el cual no se sabe si se trata del río del Polígono o del actual de Oro.

El río de Farhana procede de las alturas de Sidi Hamed el Hach, es muy pobre de curso, y sus aguas, poco abundantes, son utilizadas para el riego de las diferentes huertas existentes en sus márgenes. Conjuntamente con el de Oro, forman una vega bastante fértil.

Minas de Uixan
Especial atención debemos prestarle a las rocas margas y molasas, predominantemente blancas, que forman la estructura de la meseta de Beni Sicar, y que se introduce en la Melilla actual.

Se encuentran formando calizas casi puras llamadas “creta”, y como son pertenecientes al grupo de las denominadas “marina”, aparecen con las conchíferas, las de estroques y algo las oolíticas y las brechoides. También existen con impurezas de arcillas y areniscas (margocalcáreas).

Además de las rocas calizas, encontramos arcillas, con más o menos impurezas, yeso, asperón, pedernal, etc.

En la antigüedad, en muchas de las lomas y montículos cercanos a la Melilla actual, e incluso dentro de ella, existían capas considerables de Caolín completamente puro y blanco, que poco a poco, al ser arrastrado por las aguas pluviales, se fue depositando en la base de lo que comenzaba a ser los lechos de los ríos Farhana y de Oro, así como en toda la vega formada por ellos. Este manto impermeable, que aún existe, permite el que haya pozos con agua permanente durante todo el año, haciendo posible el riego de todas las huertas de la fértil vega.

Por último, debemos tener en cuenta la existencia de la sal gema repartida y mezclada por toda la zona, que unida a la composición de las rocas anteriormente citadas, dan el sabor tan característico, gruesa y salobre, del agua superficial de Melilla.

sábado, 9 de diciembre de 2017

Belén 2017

Nacimiento
Un año más el Foso de Hornabeque recoge el Belén de la Ciudad. Durante semanas han estado trabajando para que el día 7 de diciembre se pudiera abrir al público. En esta ocasión se trata de un Nacimiento de 1850 metros cuadrados que reproduce siete escenas navideñas y cuenta con 47 construcciones ambientadas en la época. También pueden verse animales de la Granja y hasta 12 oficios están representados en él. El éxito una vez más se lo lleva el panadero, que tiene colas para poder saborear su pan recién elaborado.

Cestería
Estanque de patos
Pidiendo acogida en Belén
Anuncio a los pastores
Vista general
Imágenes egipcias
Horno del panadero
Alfarería
Verduras y hortalizas
Vista general
Verduras
Carnicería
Vista general
Huerta
Frutería
Zapatería
Ovejas y corderos
Pavos
Pescadería
La Anunciación
Alfarero
Forja

sábado, 2 de diciembre de 2017

Centro Comercial de Melilla

Centro Comercial Murias Parque Melilla
Parecía algo increíble pero en el año 2017, todavía existía una Autonomía en España sin centro comercial, Melilla. Así que por fin el 30 de noviembre se acabó con esta situación. Nunca es tarde para alguien realice una inversión de este nivel.

El día de la inauguración el tiempo no acompañó ya que estaba lloviendo. Los locales se encontraron con múltiples goteras, zonas inacabadas, trabajadores rematando por aquí y por allí... Y es que en tiempo récord para Melilla se ha abierto este centro, o más que centro, espacio comercial. Ya que una de las mayores críticas que la población le ha hecho es que no sea todo un centro cerrado, sino abierto.

Planta Superior del Centro Comercial
De todas formas, por fin en Melilla tenemos un sitio donde ir a pasar la tarde, sin necesidad de estar paseando de calle en calle. Por otra parte, ahora viene lo difícil, mantenerlo, ya que el hecho de que esté alejado del centro de la ciudad, hace que, para muchos melillenses, sea una pereza tener que trasladarse hasta la otra punta.

Bienvenido el centro por los puestos de trabajo que ha generado. Bienvenido por ser un espacio comercial donde uno puede encontrar lo que busca sin tener que recorrer toda la ciudad de tienda en tienda. Y que nos dure muchos años.

Accesos a la Primera Planta
Plaza central del Centro Comercial
Decathlon en Melilla
Plaza central
Centro Comercial
Inauguración por las autoridades
Inauguración por las autoridades
Inauguración por las autoridades


sábado, 21 de octubre de 2017

Casa Meliveo

Casa Miguel Meliveo
El 28 de febrero de 1910 se le concederá para edificar, a D. Samuel Salama, el solar 121 del Barrio Reina Victoria. Autorizada su construcción el 6 de mayo siguiente, se levantará un edificio de planta baja y piso -sobre su superficie de 192 metros cuadrados-, diseñado, a mediados del mes anterior (22 abril), por el ingeniero militar D. Eusebio Redondo Ballester.

Típica construcción del principal urbano melillense, dedicará sus bajos a fines comerciales y su planta alta a vivienda. Con una distribución simétrica, en sus cinco vanos, que reitera en su piso inferior, centrará longitudinalmente su caja de escalera para dar paso, a continuación, a la ubicación transversal de su patio.

Este edificio entre medianerías será reformado para el señor Medievo -dentista de la guarnición, según se publicita en la prensa local (1927)-, en febrero de 1920, bajo la dirección de D. Enrique Nieto. De él destacamos el cambio de situación de la escalera, descentrándola hacia su lateral derecho, y la ubicación del patio central hacia la mitad superior de la superficie.

Casa Meliveo
Tal disposición alterará, lógicamente, su antiguo piso principal, dedicado ahora a clínica odontológica, destacándose los aposentos -linderos con su fachada- destinados a gabinetes y salas de recepción y, en su otra mitad, las estancias atribuidas a despacho, talleres y servicios.

De meritoria funcionalidad debe considerarse, también, la distribución de la vivienda en el segundo piso. Sólo se echa en falta, dadas las dimensiones de la residencia, la existencia de un salón -suplido por un recibidor- cuya justificación se debe buscar en la perentoriedad de un número determinado de dormitorios.

La sección nos desvela la altura de sus plantas y la disposición retranquearla de una morada en la azotea, imperceptible desde la visual del viandante; su alzado, la armonía simétrica y quíntuplo reflejada en sus vanos por planta.

Detalle del busto
Resulta curioso que, a partir de estos momentos, la dedicación puntual al dibujo del exorno en los parámetros derive hacia la simple marca de las luces y la sencillez de unos motivos que no se traducirán, o se aplicarán posteriormente, al trazado del proyecto.

Es por ello que las molduras de las sobre ventanas del primer piso repitan las ya utilizadas en la casa del señor Barciela -concluida en 1915- en la calle Álvaro de Bazán 2 -derribada a principios de octubre de 2001-, dándose paso a una polarización competitiva que fraccionará la hasta ahora unilateralidad en el proceso de creación.

Pináculos de la azotea
Dichas metopas, encajadas entre las mensuras -atadas, aparentemente, por un círculo con dos bandas paralelas- que refuerzan el sostén del voladizo superior, están presididas por el alto relieve de un rostro asexuado con un nimbo de raíces florales. La textura de los paramentos, conformada por las sucesivas hendiduras de sus platabandas, nos conducen a una interpretación decorativa más acorde con la evolución estilística del barcelonés.

De tal modo, los dobladillos superiores -aunque mantienen idéntico contorno con los que existían en el segundo piso de Álvaro de Bazán, variando el follaje interior- seguirán esquematizando y aislando su aparición a los ejes principales, acompañados, en sus entrepaños, con grandes cartelas mixtilíneas de rayas y flores cuadráticas que sostienen el prominente vuelo de la cornisa unidas por un funículo pétreo.

Letrero de la fachada
El perfil de azotea alterna, en su antepecho de distintos relieve, lo lineal con lo curvilíneo, desarrollándose entre seis pináculos, donde, a modo de peanas, se apoyan idénticos discos anulados perpendiculares, desde donde brotan piantes de tulipanes, cuyas caídas cierran tres bandas paralelas. Es un edificio, pues, donde la naturaleza no se sale del marco, sino que coexiste, cercada, con lo geométrico.

En su planta principal, sigue destacando el letrero «Meliveo Dentista», con epigrafía mayúscula de color dorado sobre fondo negro. En sus bajos en el sector izquierdo, desde finales del siglo veinte, han pasado: «Seguros La Estrella», «Plaza Hermanos» y, actualmente, «Orange. Plaza Hermanos»; en el derecho, anterior en el tiempo, la «Sastrería Milán» de D. Francisco García Palomo -antigua «Sastrería  Hispana», fundada en 1930-, confección para caballeros.

Anteriormente, entre otros, D. José Parrés Hernández «El Pedal de Oro» -accesorios de bicicletas de todas clases (1914)_, la carpintería de D. Arturo García Navarro (1919), «El pedal de Oro», J. Parrés Puig -concesionario de Chevrolet- (1921), la «Colchonería moderna» (1932), «DON Boutique» (1979) y D. Francisco García Mena -mayorista de juguetes (1983)-.

Atendiendo a un lugareño
Miguel Meliveo Muñoz ingresó en el ejército, como soldado de artillería voluntario, en febrero de 1902, cumpliendo el servicio militar en el cuartel de la Comandancia de Artillería de Melilla del Mantelete. Tenía el título de cirujano dentista por la Facultad de Medicina de Madrid, título recibido en la Comandancia Militar. Recibía avisos de clientes en la relojería de Antonio Granados de la calle Jardines, a los que atendía en su domicilio. Tras cumplir el servicio y regresar a Málaga volvió por Melilla en numerosas ocasiones, hasta diciembre de 1907, en que lo hizo para quedarse, entrando como practicante del puesto de socorro y abriendo un gabinete dental en la calle Granada. En la foto, entendiendo a un lugareño en el Zoco el Had de Beni Sicar (1913).

Imagen antigua del edificio
Detalle de la ventana

sábado, 14 de octubre de 2017

La silla de montar de la reina Isabel II

Silla de montar
En el Museo Militar están desarrollando una campaña de divulgación de los fondos patrimoniales que existen en el Centro de Historia y Cultura Militar, iniciada por este mismo organismo. Así durante este mes de octubre la pieza "joya" del Museo es la silla de montar para amazona de la reina Isabel II de España (1830-1904).

La silla está realizada en cuero repujado, marrón oscuro y claro y reproduce decoración de filigrana.

sábado, 7 de octubre de 2017

La "Guerra de Margallo"

La guerra de Marruecos, Muerte de Margallo

La "Guerra de Margallo" o Primera Guerra del Rif es una campaña casi desconocida y bastante marginada de las guerras de España en Marruecos, que tuvo lugar entre 1893 y 1894. En este caso la lucha no fue contra el sultanato de Marruecos, como ocurriera 34 años antes en la llamada Guerra de África de 1859 a 1860, sino contra las tribus o cabilas que rodeaban Melilla.

El nombre de Guerra de Margallo viene del apellido del entonces gobernador de Melilla, Juan García y Margallo, quien añadió la gota final en las tensas relaciones entre españoles e indígenas al comenzar la construcción de una fortificación cerca de la tumba de una persona santa para aquellas tribus. De este modo, en poco tiempo un grupo de unos 6.000 guerreros descendieron de las montañas para rodear y sitiar la ciudad de Melilla.

Tras la guerra de 1859 España había aumentado notablemente sus territorios en el norte de Marruecos, incluyendo Ceuta y Melilla, que habían aumentado su territorio a costa de los circundantes. Esto se aprovechó para intentar aumentar las defensas en ambas ciudades, que se consideraban notablemente vulnerables. Estas obras se vieron incrementadas en presupuesto y velocidad de construcción gracias a que la prensa aireó ciertos incidentes en el norte de África. Entre ellos destaca la captura de seis comerciantes españoles por parte de algún grupo armado en el norte de Marruecos. El equipo de rescate compuesto por el cañonero Isla de Luzón llegó a la conclusión de que los seis habían sido ya vendidos como esclavos. De esta forma los esfuerzos para aumentar las defensas de la ciudad de Melilla se incrementaron, especialmente en Peuta de Cabiza y Punta Dolossos.

Avanzadas del fuerte de San Lorenzo en 1893
Sin embargo, una de estas construcciones fue a llevarse a cabo cerca de la tumba de un santo de las cabilas, Sidi Guariach, colmando los ánimos de los nativos dentro de un ambiente ya tenso de por sí.

La guerra comenzó cuando el 3 de octubre unos 6.000 guerreros, procedentes de 39 cabilas y armados con rifles Remington, descendieron de las montañas y atacaron a los cerca de 400 soldados que guardaban la periferia de la ciudad. Los soldados lucharon durante todo el día sufriendo 20 muertos, mientras la ciudad se aprestaba a la defensa y sus ciudadanos se refugiaban detrás de las murallas. Aunque se organizó una milicia civil para ayudar en la defensa, la gran desproporción en número de atacantes y defensores era tal que finalmente estos últimos se vieron obligados a retirarse.

Debido a la ausencia de armamento pesado los atacantes trataron de tomar la ciudad asaltándola a cuerpo descubierto y escalando las murallas. Pese a la escasez de soldados que tenía la ciudad (400 y la recién formada milicia ciudadana), al contrario que los bereberes, los españoles sí tenían armamento pesado. La artillería, unida a los modernos fusiles Mauser que portaban los infantes españoles, causó en los atacantes cerca de 160 bajas, obligándoles a retirarse. Rechazado ese día el primer ataque, la artillería comenzó a castigar las tribus rebeldes, pero uno de esos disparos acertó en una de las mezquitas con tan mala suerte que logró derruirla. Este incidente convertiría la rebelión en una guerra santa.

Operaciones de abastecimiento
del fuerte de Cabrerizas y Rostro Gordo
En España la reacción no se hizo esperar y se puso en alerta la flota, se movilizó el ejército de Andalucía y se envió el acorazado Numancia y dos cañoneras: el Isla de Cuba y el Conde de Venadito. Además, 3.000 soldados fueron trasladados a los puertos, listos para ser embarcados. Las bajas totales de ese día para los españoles ascenderían a 21 muertos y 100 heridos. Al día siguiente, día 4, el Numancia bombardeó numerosas de las tribus rebeldes. Así mismo, nueva artillería llegó hasta Melilla.

Por su parte la noticia de la mezquita destruida por la artillería se extendería por todo Marruecos, comenzando a llegar gente de todo el país para unirse a la yihad, así para el día 5, las fuerzas marroquíes ya se componían de unos 20.000 hombres desmontados y 5.000 a caballo.

En las semanas siguientes se mantuvo una calma tensa mientras la diplomacia actuaba. El sultán de Marruecos Hassan daba la razón a España en los términos de su derecho a la defensa y su derecho a la construcción de dichas fortificaciones. Sin embargo, la ausencia de firmeza y de ganas a la hora de pacificar a sus propios conciudadanos enfurecía al gobierno español, que se encontraba envuelto en una delicada situación, con su ejército y economía cargando con todo el peso de las operaciones, mientras el sultanato no hacía nada por restablecer la situación. Finalmente el sultán envió un contingente al mando de Baja-el-Arbi para restablecer el orden, pero fueron derrotados, empeorando aún más las relaciones con el sultanato.

Desembarco de refuerzos
Durante todo este tiempo y las semanas siguientes la lucha se centró en los fuertes de Camellos y San Lorenzo, hasta que los rifeños consiguieron destruirlos. De modo que el gobernador, Margallo, envió un nuevo contingente y trabajadores para cavar nuevas trincheras en los fuertes de Cabrerizas y Rostro Gordo, más defendibles al estar al amparo de la artillería de la ciudad.

El 22 de octubre el cañonero Conde de Venadito entró por el río Ouro y disparó 31 salvas a las trincheras de los rifeños y regresó al puerto de Melilla sin ningún daño. El 27, 5.000 bereberes atacaron la colina Sidi Guariach, que, pese al apoyo de los cañones del Venadito y de las baterías de la ciudad, lograron tomar, obligando al gobernador Margallo y al general Ortega a abandonar los fuertes e internarse en la ciudad.

Al día siguiente, día 28, el general Margallo organizó un contraataque destinado a recuperar las fortificaciones de Cabrerizas y Rostro Gordo. Al mando de 2.000 soldados, se enfrentó a los 3.000 rifeños allí atrincherados, a los que pronto se unieron otros 6.000 de refuerzo. Con este nuevo refuezo, estos intentaron flanquear a los españoles. Margallo interpretó este hecho erroneamente, pensando que el centro de los rifeños se dispersaba presa del pánico, de modo que ordenó cargar contar las trincheras rifeñas, siendo rechazado con terribles bajas. En ese momento parece que comenzó a darse cuenta de la realidad de la situación y comenzó a sopesar la retirada, pero minutos más tarde fue abatido de un disparo en la cabeza. Ante esta dramática situación de poco sirvieron las actuaciones del general Ortega en la retaguardía para evitar la desbandada, ya que en poco tiempo las tropas españolas comenzaron a huir en completo desorden hacia la ciudad. Durante esta acción destacó un joven y por entonces desconocido teniente llamado Miguel Primo de Rivera, quien más tarde sería recompensado por sus acciones con la más alta distinción, la Cruz Laureada de San Fernando y la promoción a capitán. Según el informe oficial español las bajas de esta acción fueron 70 muertos, incluyendo al propio gobernador, y 122 heridos; sin embargo, diversas fuentes apuntan a que las bajas reales fueron mucho mayores. Por otra parte, un rumor creció posteriormente sobre esta acción: se dijo que fue el propio Primo de Rivera quien disparó en la cabeza a Margallo, pero ninguna prueba lo sustenta y todo apunta a que fue un rifeño quien lo hizo mientras el general comprobaba la situación.

Lectura de las nuevas condiciones
Las noticias de la derrota convencieron al gobierno de mandar ese mismo día otros 3 regimientos de caballería y cuatro batallones de infantería más de refuerzo. Así el 29 se vuelve a intentar otro ataque, éste bajo el mando del general Ortega, con 3.000 soldados, logrando su objetivo y expulsando a los rifeños de sus trincheras en Cabrerizas. Pese al éxito parcial de esta última acción, no se logra romper el cerco a la ciudad.

Con la llegada de los cruceros Alfonso XII e Isla de Luzón, España comenzó a aplicar sobre las posiciones moras toda su potencial naval, sometiéndolas a un intenso bombardeo sin descanso desde la costa. El bombardeo fue de tal intensidad que el día 6 de noviembre los rifeños enviaron una delegación con una propuesta para comenzar las negociaciones de paz. Cuando los españoles comprobaron que los moros no estaban dispuestos para la rendición se reinició el bombardeo noche tras noche, usando por primera vez en la historia reflectores eléctricos para localizar objetivos.

En España, la hasta ahora aletargada maquinaria militar comenzó a despertar, recibiendo el general Macías, sucesor de Margallo, sufientes tropas para retomar el control de la situación y reconstruir las defensas de Melilla. Así, el 27 de noviembre el general Martínez Campos llegaría a Melilla al mando de más de 7.000 efectivos, suficientes ya para formar 2 cuerpos de ejército. En abril de 1894, Martínez Campos se reunió con el embajador de Marruecos para negociar directamente la paz con el sultán de Marruecos.

Las potencias europeas observaron desde la lejanía pero con mucha atención los acontecimientos que se desarrollaban en Marruecos. Francia, que buscaba un aliado para sus propios planes en la región, animó a España a expandir su territorio por Marruecos. Madrid, sin embargo, poco interesada en crear un imperio en África y cuidadosa para no enfurecer al Imperio británico (que veía la extensión territorial de España por el estrecho de Gibraltar con alarma), sólo solicitó aquellos territorios que el sultán estuviese dispuesto a ceder. Esto no desalentó las ambiciones francesas, resultando posteriormente, en el Tratado de Fez de 1912, Marruecos dividido en dos: una parte para España y otra para Francia.

Asimismo, a consecuencia de esta pequeña guerra se le concedió a Melilla su propio cuerpo de la Guardia Civil.

Quizás te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...